CELOS

Estándar

Todos sentimos celos alguna vez. Algunos dicen que nunca han sentido celos, pero eso es como decir que nunca has querido o amado a alguien. Tal vez esta última afirmación sea un poco extremista pero así es como pienso. Creo que cuando la gente dice que no siente celos, se refiere a los malos celos. Existen los celos buenos y los celos malos. Sí, ya se que hoy en día los celos se consideran algo meramente negativo, pero también es porque sólo se les da un único enfoque. Además, se reducen exclusivamente a las relaciones amorosas, cuando en realidad se extiende a todo tipo de relaciones, de amistad y familiares también.

 Diremos que los celos son malos, cuando tiene las siguientes características.

1. Son celos enfundados, no tienen una base real. Me refiero a que en vez de tener la certeza o las pruebas que corroboran nuestras sospechas, el pensamiento de que esa persona a la que queremos nos “traiciona” es obsesivo. En ese caso, cada vez que se da la situación de una traición simulada (digo simulada, en el sentido de que podría pasar, es decir, si tú piensas que tu pareja te es infiel con una persona de tu mismo sexo, cada vez que tu pareja hable, ría o se relacione con alguien de tu mismo sexo sería una situación simulada), la persona celosa enferma de celos estallando con enfado, ira o rabia y hace que su pareja no pueda hacer una vida normal.

 2. Cuando los celos se convierten en un sentimiento de posesión de la otra persona. Cuando nosotros pensamos que la otra persona es nuestra, o sea cuando pensamos en “mi…” y lo tratamos como si fuera un objeto de nuestra propiedad y no en otra persona independiente con la que compartimos tiempo, recuerdos, experiencias. Entonces la relación se vuelve posesiva, donde la otra persona no tiene derecho a compartir el tiempo con otros amigos, amigas, familiares o quien sea con quien quiera pasarlo que no sea con nosotros. En conclusión, cuando intentas controlar a tu pareja.

 3. Cuando los celos parten de una inseguridad en nosotros mismos y por lo tanto, en la relación. A veces, cuando se da la situación de que nuestra pareja o amigo/a conoce a otra persona con la que se lleva bien, con la que comparte tiempo o hacen algo en común, directamente la percibimos como si fuese una amenaza. La base de este sentimiento, se basa en que creemos que esa otra persona le da algo que nosotros no le damos, o que vale más que nosotros o que es mejor que nosotros y al tener esos sentimientos, estamos cuestionando nuestra relación, porque dudamos de nuestra capacidad para hacer feliz a la persona a quien tememos perder.

 Diremos que los celos son buenos, cuando cumplen las siguientes características:

1. Nos sentimos tristes ante la amenaza de pérdida de esa persona a quien queremos o amamos. Esa persona con la que nos sentimos tan bien, esa persona que nos llena, que nos hace ser mejores personas, que nos da seguridad sin la que no podemos o no queremos estar. Al sentir esos celos, nuestras emociones hacia esa persona se intensifican, se hacen más grandes y eso nos da fuerzas para mejorar nuestra relación con ella y nos da más ganas de luchar por ella. Alimentamos nuestro amor, no nuestro ego.

 2. Cuando sentimos celos, nos preguntamos el por qué. Nos preguntamos si tenemos pruebas, o si nuestras sospechas son certeras y no se trata de que nuestra imaginación no haya sido justa. Buscamos la verdad, la realidad, y en esa búsqueda nos podemos encontrar en que estamos proyectando nuestros propios problemas en nuestra pareja, en vez de enfrentarnos nosotros a ellas. Eso hará que nos conozcamos mejor, conozcamos nuestras debilidades y nuestra confianza en nosotros mismos aumente, por lo que eso ayudará a mejorar la relación.

 3. Son celos positivos, cuando aceptamos a la otra persona como nuestra pareja. Cuando le reconocemos el derecho de hacer cosas que nosotros no queremos con otras personas que sí quieren, o cuando comparte tiempo o actividades con otras personas que no seamos nosotros, aunque nos moleste, pero sabiendo que nosotros también lo hacemos. Le reconocemos como una persona independiente y autónoma, como la otra parte de la relación. Exigimos libertad al igual que la concedemos.

 Si partimos de la idea de que una relación está compuesta por dos personas, cada una con sus gustos, sus sentimientos, sus pensamientos, sus amigos y su trabajo, entenderemos que una relación no consiste en que funcione como nosotros queremos, sino que es un constante contraste de fuerzas en el que se trata de conseguir una armonía en el que cada uno por separado pueda ser uno mismo y cuando son pareja sean ellos, mejor que la suma de los dos por separado.

 celos-ojos-cuando-miran-otra-chica-L-4nxaUE

“Los celos son un arrebato primario de amor.” I.L.

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s