PASO 6

Estándar

Uno de los mayores limitadores del ser humano es el miedo. Tener miedos es normal, incluso su intención es buena. Intenta protegernos de algo. El problema consiste en el momento en que dejamos que esos miedos nos limiten, nos coaccionen y nos chantajeen para que hagamos cosas que no queremos, para bloquearnos o hacernos quedar en un sitio seguro, convirtiendo nuestra vida cada vez en un espacio más limitado.

Cuando sentimos miedo lo primero que nos ocurre es que nos desestabilizamos. Nos concentramos tanto en nuestro miedo, que no somos capaces de tranquilizarnos, de pensar, de cuestionarnos cosas. Puede que intentemos mostrarnos despreocupados, serenos y tranquilos, pero nuestra expresión exterior nos delata y eso hace que el miedo se apodere aún más de nosotros. El miedo a dar cierta imagen frente a los demás hace que perdamos seguridad y confianza en nosotros mismos porque no paramos de intentar aparentar, pero intentar aparentar nos desconcentra aún más y esa desconcentración hace que cada vez nos pongamos peor, dudando de nuestra valía y ya nos hemos alejado completamente de nuestra conexión interior, ya no nos tranquilizamos, ni nos serenamos, ni pensamos, ni preguntamos, nada. Nos hemos sumido en nuestro caos interno.

La conexión con nosotros mismos nos ayudará en varios propósitos. Uno de ellos, es que nos ayudará a actuar cuando se nos presente un miedo. No nos concentraremos en el temor, no nos concentraremos en dar una imagen, no nos concentraremos en nuestra expresión exterior. Podremos tomar las riendas para apaciguar el miedo, podremos pensar en nuestro miedo y buscar el origen e incluso encontrar una solución. Podremos dominarnos a nosotros mismos.

Otro de los beneficios que nos aportará esa conexión, se reflejará en nuestro propio poder. Dejaremos de tomar una actitud pasiva o victimista en cuanto a nuestros temores se refiere. Trataremos de imponernos sobre ellos e intentaremos vencerlos. Tendremos una imagen más realista y objetiva de nosotros mismos. Esas vocecitas negativas interiores de nuestro pasado y de nuestros semejantes dejarán de impedirnos avanzar y al final conseguiremos ser uno mismo, sin conflictos, discusiones ni juicios interiores, llegaremos a nuestro equilibrio interior.

Cada vez que nuestros miedos se apoderen de nosotros, debemos enfocar nuestra atención en él. ¿Qué pensamientos tenemos en nuestra cabeza? ¿Cuándo han empezado? ¿A raíz de qué? ¿Es real o nos estamos imaginando situaciones reales posibles? El miedo es un sentimiento como otro cualquiera y aunque no sea de nuestro agrado no podemos reprimirlo, ignorarlo, intentar restarle importancia ni magnificarlo, debemos darle la importancia que se merece y darle un buen enfoque. Éste sería un momento ideal para inducir el estado, y con la misma inducción además le restaríamos intensidad a nuestras emociones.

El siguiente paso consiste en indagar en nosotros mismos. Tenemos que buscar la razón por la cual ese miedo que sentimos se hace intenso, nos paraliza, hace enrojecernos o hacernos sudar o dejarnos bloqueados con el pensamiento en blanco. ¿A qué tememos tanto? ¿Por qué? ¿Cuándo sucedió? ¿Qué sucedió? ¿Reaccionamos bien o mal? ¿Hicimos el ridículo? Son una de las posibles preguntas que nos ayudarán a esclarecer nuestro conflicto interior.

Si es nuestro procedimiento habitual, cuando sucede algo o se da una situación que nos resulta desagradable nos inventamos una cadena de acontecimientos desastrosos, páralo. En esa pesadilla imaginaria tenemos que ser objetivos y realistas. ¿Realmente puede suceder eso? ¿Cuántas probabilidades hay? ¿Qué es de verdad lo peor que puede suceder? ¿Es algo que realmente no podemos soportar?

Una vez hayamos reconocido el verdadero origen del miedo, es nuestra responsabilidad ocuparnos de él. Debemos pensar en una solución, en un plan de ataque, en algo que nos pueda ayudar a sobreponernos de ese estado. Debemos recuperar nuestro propio dominio.

calma

“Cuando nos hayamos en calma ninguna tormenta se convierte en lo sufientemente devastadora.” I.L.

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s