PASIVIDAD

Estándar

– Hijo, llevas aquí en casa metido un año sin hacer nada.

-Ya, déjame mamá. ¿No sabes lo mal que está la situación económica con la crisis?

-¿Y qué me quieres decir con eso?

– Pues que encontrar trabajo está difícil y yo ya he acabado mis estudios, ahora estoy esperando a que me llamen de algún lado.

-¿Pero hijo, tu te oyes? ¿Crees que es la primera crisis que sufre España?

-No, pero es la primera que vivo.

-Bueno, pero podrías intentar muchas cosas. Podrías ponerte a estudiar algún idioma, podrías apuntarte a alguna beca de tantas que concede el Estado, incluso puedes preguntar en diferentes locales para ver si te contratan aunque sea temporalmente o a media jornada, puedes probar al menos, no pierdes nada.

-Ya mamá, pero lo de las becas está difícil, los idiomas no se me dan bien y no creo que en las tiendas me contraten teniendo en cuenta como está la cosa…

– Si no encuentras nada no es porque no tengas posibilidades, es porque no quieres. No puedes esperar que las cosas te salgan como tú las habías planeado. Tienes que aceptarlas como te vengan.

*Nota: Algunas personas se desisten a hacer todo lo que está en sus manos para cambiar cualquier cosa: a sí mismos, sus conocimientos, si situación laboral, personal, familiar… Se quejan por todo pero no hacen nada por cambiarlo o se rinden antes de intentarlo. Pero si no lo intentas, nunca conseguirás nada. Todo el mundo tiene sus problemas, tiene sus adversidades y hace lo que puede por superarlos y seguir adelante, por lo tanto, “ser víctima de este mundo” no es algo imperativo, es la elección de cada uno.

pasividad