¿Tú o yo?

Estándar

Alguna vez os habéis preguntado ¿Quién es mi peor enemigo? Y ahora que os lo he propuesto ¿Cuál ha sido vuestra respuesta? ¿Algún familiar, alguien conocido, alguien de vuestro pasado o la crisis tal vez? Pues siento deciros que salvo que vuestra respuesta haya sido distinta a la de yo mismo, aún os queda un largo camino por recorrer.

Quiero haceros ver como podéis influir en vosotros mismos y hasta qué punto. Imaginaos que vivís en un clima lluvioso. Os encanta el sol, el verano y el calor. ¿Preferís quedaros donde estáis o hacéis algo por llevarlo mejor? Quiero decir, ¿buscáis trabajo en otro lugar, decidís cogeros vacaciones en invierno e iros a un clima más templado, hacéis planes para intentar sobrellevarlo lo mejor que podéis, por ejemplo, practicando deportes de invierno? ¿O preferís quedaros encharcados en vuestras penas y en vuestras quejas?

Ahora va con algo más complicado. Imaginaos que alguien de vuestro entorno hace que vuestros días se vuelvan grises, agrios y/o pesados. Tal vez porque esa persona se sienta desdichada y quiere que vosotros también os sintáis desdichados, tal vez porque esa persona sea insegura e intente compensar su inseguridad haciéndoos a vosotros cómplice de ello, tal vez porque os envidie, os odie, u os ve como un/a rival. Las razones y las situaciones pueden ser muy distintas entre sí pero todas con el mismo origen, ya que es aquí donde viene la pregunta que se cuestiona qué tanto os queréis.

¿Quién le permite entrar dentro de vuestros pensamientos o sentimientos? ¿Quién le permite hacerse dueño de vuestra felicidad? ¿Quién le permite hacer que os sintáis abrumados, pequeños, débiles o inferiores? Vosotros mismos. Si vosotros pensáis que lo que la gente os diga, os critique, os valore u os desvalorice o sea lo que sea lo que piensen ellos de vosotros es lo que sois, estáis completamente equivocados.

Si la imagen que tenéis de vosotros mismos está creada en base a personas ajenas a vosotros mismos significa que dependéis de vuestro ego. En nuestra infancia, aún no tenemos una personalidad definida. Nos dicen muchos patrones o muchas conductas que debemos seguir, como debemos vestirnos o que aspecto debemos tener por lo que está bien visto o no, pero a medida que vamos creciendo, nuestras experiencias van dibujando nuestro lienzo. Como nos enfrentamos a esas experiencias y como logramos superarlas, van a ir describiendo nuestro yo futuro hasta el final de nuestros días.

Tener una buena autoestima significa que te aceptas tal y como eres. No te crees ni mejor ni peor que nadie porque reconoces tus debilidades pero sin avergonzarte por ellos. Significa que estás dispuesto a luchar por lo que quieres, a cumplir tus sueños, a pelear, a admirar a otras personas y ayudar a las que necesiten. Significa que te reconoces como persona y que nadie en este mundo tiene la capacidad de hacerte feliz o infeliz, salvo tú mismo.

Quiérete.

Se libre.

Anuncios