Adiós…

Estándar

Me has acompañado durante mucho tiempo. Por primera vez cuando derramé mis primeras lágrimas de dolor. Desde entonces, en contadas ocasiones. A veces mientras lloraba de rabia, a veces mientras discutía, a veces mientras pensaba sobre la muerte y la vida.

Juntos hemos pasado varias etapas de la vida, desde la infancia hasta la edad adulta. Siempre me acompañabas. No importaba si estuviese sola o en compañía. A veces te presentabas como el ruido que hacen las agujas del reloj, a veces como una terrible agonía que no se desprendía de mí. Durante algunas épocas incluso te permitías el lujo de meterte en mi cama para que no pudiera conciliar sueño alguno.

Intenté desprenderme de ti, hui de ti, corrí, lejos, pero siempre estabas al acecho. Intenté ser libre, pero siempre me alcanzabas. Te quería lejos, mas siempre te tenía cerca. Solo desaparecías cuando no pensaba en ti. Solo desaparecías cuando te escribía, cuando te pintaba, cuando te plasmaba en otro elemento que no fuera mi pensamiento.

Llegaste demasiado pronto a mi vida. Llegaste cuando no sabía defenderme de ti, llegaste cuando estaba más débil, llegaste cuando ni si quiera sabía que era ser feliz. Me llenaste de amargura para dejarme cicatrices en cada uno de los poros de mi piel. Llegaste para quitarme las ganas de sonreír.

La única vez que te alejaste de mí fue solo para dejarme marchar. Más aún no sabías lo que iba a suceder. Aún no sabías que iba a aprender a reír hasta llorar, que iba a derramar lágrimas de felicidad, aún no sabías que empezaría a soñar, aún no sabías que iba a volar, aún no sabías que iba a tocar el cielo con los dedos. Aún no sabías que me iba a ir de tu lado.

Ahora, sin intentar huir de ti, te sigo viendo desde aquí. Sigo viendo cómo te acercas a mí, cómo intentas quedarte a mi lado, sigo viendo cómo intentas atarte a mí incluso con cadenas, pero veo que no puedes. No soy la niña que conociste, no soy la adolescente que viste un día, soy una nueva persona a la que no conoces.

Ha llegado nuestro fin, temido y doloroso pasado.

tren gabinetecarmenalba

Anuncios

4 comentarios en “Adiós…

  1. Reblogueó esto en Livin' Polandy comentado:
    Yo también querría dedicar mi personal adiós al pasado y me resulta inspirador leer el cambio de lo que llega cuando no se sabe aún manejar la situación, de las cicatrices, de la cura que es la vida misma: Siempre mira hacia delante, nace y mueren en presente, avanza rauda o con pies de plomo.

    También yo quería decir esta palabra a todo lo que un día peso tanto que me hizo gatear sin estirarme todo lo que podía.

    Adiós con una sonrisa, con un beso, con una flor con el corazón que con el alma no puedo, con lo que quieras pero adiós.

    Hola presente ¿Damos un paseo?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s