MIEDO

Estándar

No sé si habréis visto la película After Earth protagonizada por Will Smith, pero quería hacer la introducción al artículo con una mención al miedo que me dejo atónita. “…Y entonces me di cuenta de que el miedo no es real. El miedo solo puede existir en nuestros pensamientos del futuro. Es producto de nuestra imaginación causando que le temamos a cosas que en el presente no existen y que quizá nunca existirán. Eso es casi una locura, Kitai. No me malentiendas. El peligro es muy real. Pero el miedo es una decisión. Todos nos estamos contando una historia. Y ese día, la mía cambió.”

miedo

Existen toda clase de miedos: a animales, a las alturas, a espacios cerrados, a espacios abiertos, a otras personas y podría seguir una larga lista pero hoy quiero enfocarme en tres: miedo al rechazo, miedo a la soledad y miedo al fracaso. La razón por la que quiero hablar de estas tres es porque son la piedra angular de todos los miedos, son las más limitantes.

El miedo al rechazo viene de que los humanos somos sociables por naturaleza. El hecho de ser rechazados podría decir respecto a nuestro ADN que no somos aptos para ser queridos por otras personas, es decir, que de alguna manera no merecemos ser queridos.

El miedo a la soledad significa la incapacidad de estar física o emocionalmente solos. Desde pequeños crecemos rodeados de familiares, de amigos de la escuela para más tarde ir cambiando o conocer personas que serán parte de nuestro círculo de amigos. No tener un círculo íntimo de personas significa no tener apoyo, consuelo, amor, complicidad y todos esos términos que son de vital importancia para una persona para su crecimiento.

Por último, queda el miedo al fracaso que esconde otro miedo a no ser lo suficientemente bueno, a no ser capaz.  ¿Pero realmente, qué es el fracaso? O si lo preguntamos de otra manera, ¿Qué es el éxito? Lo que para una persona podría significarlo tal vez para otra persona no lo signifique y a la inversa.

Realmente es difícil definir qué es cada una de ellas ya que para cada persona tendrán un significado distinto. Para mí, el éxito consiste en cumplir mis sueños mientras soy feliz o al menos trato de serlo.

Sin miedos, no hay límites.

Anuncios

PAREJA, ¿SÍ O NO?

Estándar

¿Qué hacer cuando tener pareja supone un problema? No hablo de los problemas sobre los que he hablado en la categoría de LA PAREJA, hablo de otra clase de problemas. Parece o al menos la sociedad nos hace creer (y esto último no me lo acabo de inventar, sino fijaos en las letras de las canciones románticas o más bien deberíamos llamarlas dramáticas porque no paran de decir cosas como “sin ti no soy nada”, “sin ti no puedo vivir” y un largo etcétera o en las películas dramáticas como Romeo y Julieta o Crepúsculo, en el que nos dicen que no merece la pena vivir si perdemos a nuestro ser amado o en el que incluso, en el último caso, una mujer se transforma de humana a vampiro con tal de permanecer para siempre con su amor) que nuestro sentido existencial trata de estar con alguien.

Como si fuese eso lo único para lo que hemos nacido. Vale, sí, nuestro último fin es la de la supervivencia de la especie, pero teniendo en cuenta que ya hay una superpoblación de humanos en la tierra, tal vez habría que cambiar un poco el chip. No digo que no haya que tener pareja o que no haya que crear una familia, sino que no debemos centrar nuestra vida en otra persona. Imagínate que mientras estás viviendo tu vida aparece una princesa o un príncipe (por idealizarlo). Lo conoces, te gusta, te enamoras y casi por arte de magia, él / ella se convierte en el centro de tu vida, se convierte en tu sueño, en tu deseo, en tu pensamiento y en tu ideal, se convierte en tu vida. Dejas de pensar que hacer con tu vida, que quieres llegar a ser, de que te gustaría trabajar, cuales son tus sueños y tus aspiraciones. En el peor de los casos llegas a estar disponible para esa persona incluso los 365 días del año las 24 horas del día y sólo te importa estar con esa persona, como si el resto del mundo se desvaneciera.

Eso, querido lector, no es amor, es dependencia emocional. Si estar con una persona te impide ser tú mismo/a, estate soltero/a hasta conseguir alcanzar tus expectativas o hasta conseguir poder ser tú mismo estés o no estés con alguien. Si no tienes pareja durante mucho tiempo, no cedas a las presiones o no intentes cumplir con las miras de los demás, sólo tú puedes hacerte feliz. Puede ser que te encuentres también con personas emocionalmente dependientes que quieran que tu vida gire en torno a ellos/as y siga la cadena que he descrito anteriormente, pero eso sigue sin ser amor. En el mejor de los casos, te puedes encontrar con un príncipe o una princesa de verdad que te ayude a ser lo mejor que puedes llegar a ser y que sea capaz de entender perfectamente, que a veces, para hacer feliz a alguien tienes que dejarlo/a ir.

dependencia emocional

“La felicidad no llega con la pareja, llega con el amor”. I.L.